9 de julio de 2010

El teatro y los niños

Es muy importante acercar a los niños a las artes para que así desarrollen nuevas aptitudes como la facilidad para tomar decisiones, resolver problemas, motivar su sensibilidad, y para que puedan expresarse de mejor manera. Sin embargo, no siempre es fácil lograr que un pequeño sienta interés por el arte. Aun cuando hay niños naturalmente inclinados a llevar a cabo actividades creativas como colorear, dibujar, modelar con plastilina y otros materiales, e incluso visitar museos, hay otros que prefieren estar en constante movimiento o que pensarían que pasar unas horas en el museo es una tortura. 


Para ayudar a despertar el interés en los niños la influencia de los adultos es muy importante. Por un lado que los padres identifiquen el tipo de arte que más le llama la atención a sus hijos -programando cada fin de semana una actividad distinta: una visita a una exposición de pintura, de escultura, al ballet o a un concierto y observa cuidadosamente sus reacciones y escucha sus comentarios-, y por otro que los artistas que trabajan para los público infantil estén por completo comprometidos con su labor. 

El teatro es una de las artes con las que se puede captar más la atención de los pequeños pues ayuda a desarrollar la sensibilidad para otras formas de expresión como la literatura, o la pintura. 

Sobre este tema reproducimos a continuación una reflexión publicada en el sitio guíainfantil.com:

EL TEATRO INFANTIL Y LOS NIÑOS*

¡Se abre el telón, y comienza la función! Cada día el interés de los más pequeños por el teatro, aumenta. Las funciones de teatro ya no atienden solamente a los adultos. El público infantil crece y se muestra muy atraído por esta nueva actividad. El lenguaje, los escenarios, los guiones,…, utilizados en el teatro infantil, cada día consiguen transmitir sentimientos, valores, y se transforma en una gran herramienta educativa para los niños. Hay muchas ofertas en el mercado para satisfacer la gran demanda.

¿Qué aporta el teatro infantil a los niños?

El teatro se ha convertido en una gran herramienta de aportes invalorables. De una forma inmediata y amena, conecta al niño con el mundo del arte y le abre las puertas de la sensibilidad estética, de la reflexión, de la capacidad de emocionarse, reírse y llorar, de comprender diferentes visiones y realidades de la vida y del mundo. Abre las puertas al conocimiento, a la cultura y a historias sin fronteras. Al mismo tiempo que el teatro invita a los niños al pensamiento y a la reflexión, también los atrae a la diversión.

El teatro es un lenguaje que trabaja con la literatura, la música, la pintura, la danza, el canto, y el mimo. A través de esos elementos, una buena obra de teatro produce admiración, excitación y deseo de volver a verla.

El teatro es una buena alternativa para evitar a que los niños no estén expuestos todo un fin de semana a la televisión o al ordenador. Como padres responsables, debemos vigilar el tiempo libre de nuestros hijos, guiarlos y motivarlos a participar en actividades saludables y entretenidas. Llevarlos al teatro es una buena opción.

¿Por qué llevar a los niños al teatro?

Los niños no deben ser llevados al teatro solamente para que no estén todo el día entregados a la tecnología. El teatro les abre las puertas a la creación, al cuento, y a la historia. Las experiencias del sentido, de la atención, visión, y auditivas, aportan una riqueza artística y cultural a los niños.

Existen diferentes tipos de obras infantiles. Los cuentos clásicos, las obras musicales, las distintas danzas, son algunos de los estilos que ofrece el teatro infantil y seguramente los niños se sentirán más atraídos por una o por otra. El teatro hace con que el niño ejercite su propio pensamiento al esforzarse para entender lo que quiere decir la obra.

La mejor edad para empezar a llevar a los niños al teatro es a partir de los 3 o 4 años. Al principio, ellos tendrán dificultad para entender lo que se quiere decir en la obra. Cuando son muy pequeños, es recomendable que antes de llegar al teatro, les expliquemos cómo es el teatro, qué obra verán, los actores, y en que se difiere el teatro de la televisión o del cine, por ejemplo. A medida que van creciendo, los niños se van enterando más. Lo importante é que lleves a tu hijo a ver, siempre, una obra que está dirigida hacia su edad, y así lograr un interés y una atención adecuados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario